Los sistemas HVAC (heating, ventilation and air conditioning) son diseñados para realizar funciones de climatización y ventilación. En invierno actúa como calefacción y en verano como refrigeración, dependiendo las características del ambiente. En realidad, son equipos que proporcionan un confort adentro de los inmuebles, en cuanto a temperatura, humedad y pureza del aire.

Estos equipos contienen un gas comprimido que aumenta su temperatura por la presión. Después, va recorriendo un conducto para dispar el calor hasta que se transforma en estado líquido con baja temperatura. Así, llega a la válvula de expansión, donde se evapora para convertirse en gas frío. Este recorre un conducto que absorbe el calor interior o exterior del ambiente del inmueble. En realidad, la mayoría de estos equipos funcionan con termostatos que activan, detienen o dejan en espera el proceso.

Es importante mencionar que los sistemas HVAC deben contar con un programa de limpieza y mantenimiento perfectamente diseñado, para evitar que los conductos se ensucien y provoquen enfermedades o molestias a los usuarios.